“Batalla de Egos” – por Javier Arnuncio, Instructor UTD #171

“Es más valiente el que sabe decir que no que el que fuerza y va al agua, aunque no esté en condiciones”.

Estas palabras me las dijo hace un par de años un buceador técnico, palabras que parecen evidentes pero que muchos buceadores parecen olvidar o quizás los nervios, las ansias o las ganas de bucear les incitan a dejar de lado esa valentía.

Es un problema que he visto y que por desgracia me encuentro muy a menudo trabajando, buceadores que creen que tienen más experiencia de la que tienen o que la tienen de verdad, y se confían y fuerzan una situación que en el mar puede acabar mal, hablo incluso de instructores, que ellos mismos se fuerzan aún sabiendo que que deberían dar ejemplo e inculcar ciertos valores para hacer comprender a sus alumnos y futuros buceadores que nunca debemos olvidar que el mar puede hacer lo que quiera con nosotros, que estamos en sus dominios.

Sin ir más lejos el otro día en una inmersión profunda a un buceador le tuve que dejar en el barco después de haber intentado bajar 5 veces con los nervios a flor de piel y en el que no era capaz de vaciar el ala y de vaciarse la máscara de agua, educadamente le dije que era mejor no forzar. El se subió al barco y buceo en la siguiente salida ya más tranquilo y yo me bajé con los 4 buceadores que tenía en el agua. Después de la inmersión el hombre me decía que había buceado aquí y allá y que habría bajado perfectamente si hubiese insistido…. ¿¿¿En serio??? ¿Tienes un ataque de nervios y quieres seguir forzando? Yo no dudaba de sus destrezas, pero cuando la cabeza dice no, es que no y ahí es cuando uno debe tener fuerza para decir que no y salvar su vida y posiblemente la del que tiene al lado.

Cuando la cabeza dice no, es que no…

Personalmente, creo que es un problema que muchas veces viene de la personalidad de uno mismo. Estoy hablando del orgullo, del ego, del yo y nada más que yo. Y estos elementos, que ya de por sí son peligrosos, cuando se juntan con la inseguridad, bajo el agua son algo más que peligrosos, más que nada por que te crees que sabes más que nadie y no te dejas enseñar, o directamente te dedicas a enseñar a otros cosas de las que no sabes y no tienes ni idea o bien te empeñas en competir y bajar un metro más que tu compañero insistiendo en una competición que acaba convirtiéndose en una batalla de egos.

Los que vivimos de ésto como instructores tenemos el deber de dar unos valores a nuestros alumnos en los que enseñemos que no merece la pena morir por ver una cueva, un pez o bajar muy profundo, que no debemos forzar ciertas situaciones en la que pongamos en peligro mi vida y la de mi compañero. Que debemos bucear con sentido común, siempre dejarnos enseñar y por supuesto dejar nuestro ego arrinconado para ser lo suficientemente valientes como para decir, ¡¡no!!

Y en ese momento es cuando uno puede decir que ha vencido al mar.

Share This