¿BUCEO EN PAREJA o TRIO?

En otras circunstancias fuera del buceo, por supuesto, es muy divertido, y en la inmersión también puede serlo, aunque tendremos que gestionarlo con cuidado.

El modelo mínimo de equipo de compañeros ha sido siempre la pareja de dos, impuesto por ley en nuestro país y también por el sentido común. Aunque el buceo técnico supuso también otras opciones como el “SOLO Diving”, especialmente en entornos bajo techo como son las cuevas y en configuraciones de botella lateral “SIDEMOUNT”.

Obviamente, configuraciones pensadas para el buceo en solitario no pueden ser tratadas como un medio seguro de buceo, ya que el análisis de los accidentes fatales en inmersión nos demuestran año tras año que no funcionan.

La pareja de dos, cuando bucean como pareja (o sea, se miran uno al otro, al menos unas cuantas veces) da la seguridad añadida de tener el apoyo de otro “cerebro” pensante para resolver cualquier incidente o emergencia.

Podemos duplicar todo tipo de material: 2 ordenadores, 3 linternas, doble regulador… pero ante un problema es mucho más importante tomar las decisiones correctas. Un error, sea por falta de habilidad, o de entrenamiento, o material, puede ser solucionada con los medios y decisiones del compañero/a.

¿Y la pareja de tres? Los tríos aportan al equipo la misma diversión, porque compartir situaciones y momentos irrepetibles es lo mejor de bucear con amigos y amigas. El trío siempre se consideró multitud, pero no lo es, si los tres buceadores comprenden los protocolos de comunicación y procedimientos adecuados de trabajo en equipo, así aumentando en mucho la seguridad a la vez que se divierten.

Cuando surge un incidente con el material (pérdida o fallo) se tienen otros 2 a 6 de repuesto, y además cuando el fallo viene de un instrumento de control como puede ser un ordenador o un manómetro, la comparación entre 3 elementos elimina el defectuoso.

Pero lo más importante es que ante una emergencia real (quedarse sin aire) mientras uno le dona gas y se concentra en la asistencia al buceador más débil, el tercero vigilará a ambos controlando el entorno y la navegación, y podrán entre el donante de gas y el tercero proteger al buceador más débil a modo de sándwich, pudiendo alternar de donantes para reservar más aire de reserva para todos.

No es lo mismo dudar de si con el gas de reserva de tu botella, llegaréis los dos a superficie, que saber a ciencia cierta que los tres llegáis habiendo terminado todos los requerimientos de descompresión.

Conclusiones:

    • El buceo en solitario ha duplicado los fallecimientos globales en 2011 en el buceo en cuevas.
    • Los tríos protegen al buceador débil en el centro, al alcance de todos los medios materiales y humanos.
    • Los tríos aumentan el gas de emergencia y garantizan el ascenso a superficie.
    • El trabajo en equipo de 3 buceadores es difícil de gestionar sin entrenamiento.

¿Te apetece aprender a trabajar en equipo?

Creemos entre todos y todas equipos pensantes con buceadores bien entrenados y seguros.

Autor

Sergi Perez García, UTD/SSI Instructor Trainer
Sergi Perez García, UTD/SSI Instructor Trainer
Sergi Pérez, es tercera generación en el buceo, e instructor de buceo recreativo desde 1992. Su dilatada experiencia con las diferentes agencias certificadoras, en la exploración de cuevas y pecios profundos, e introductor del UTD/DIR en Europa, generan un continuo goteo de opinión en la comunidad del buceo.

Sergi Pérez, es tercera generación en el buceo, e instructor de buceo recreativo desde 1992. Su dilatada experiencia con las diferentes agencias certificadoras, en la exploración de cuevas y pecios profundos, e introductor del UTD/DIR en Europa, generan un continuo goteo de opinión en la comunidad del buceo.

Add Comment

Estar en contacto

Ingrese sus datos a continuación y nos pondremos en contacto lo antes posible.



    O llámanos directamente:

    x